Noticias

Anotar un gol en la final de la Copa Mundo y salir campeón: la historia del Tata Brown

José Luis Brown. Foto: Sarah Castro/Mi Selección
El defensa argentino pasó por Atlético Nacional en 1982.
Sarah Castro / Mi Selección | Junio 3 de 2014
La camiseta está rota, vale miles de dólares, pero no está en venta. Hace algunas semanas, un coleccionista de Nueva York llamó a José Luis Brown para ofrecerle una cantidad de dinero que no se puede ni mencionar por la Le Coq Sportif celeste y blanca que él llevaba puesta cuando levantó la Copa Mundo el 29 de junio de 1986. La cifra llegó a tentar al Tata, pero como las cosas más valiosas de la vida, esa camiseta no tiene precio.
 
Los argentinos dicen que el gol de Brown en la final del Mundial del 86 lo pasan tanto por televisión, que tal vez algún día lo va a errar. Está claro que así el Tata le entregara su reliquia a un millonario cualquiera, nadie olvidaría nunca el cabezazo del 1-0 frente a Alemania en la final, pero él no va a poder desprenderse de ella, sería como abandonar la evidencia de la entrega y la mística que terminaron en final feliz.
 
La película del título de Argentina en México, tiene más de 23 protagonistas, pero para este caso la recrearemos a partir del relato/guión de José Luis Brown y la actuación especial de Diego Armando Maradona y Carlos Salvador Bilardo. Un reparto de lujo para un corto que contiene escenas de sexo y violencia.
 
El Tata
 
José Luis Brown nació hace 57 años en Ranchos, una población ubicada a 153 kilómetros de Buenos Aires. Empezó su carrera en Estudiantes de La Plata cuando Carlos Bilardo llegaba a su segundo periodo como técnico, tenía 15 años cuando el mítico entrenador lo puso en el equipo de primera división. Jugaba de 2 (defensa central).

-  ¿Es cierto que Bilardo les enseñaba triquiñuelas para usar en la cancha?
En Estudiantes nos enseñaban a ganar (…) Luego tal vez averiguábamos un poco sobre las esposas de nuestros adversarios y algunas tenían una vida muy agitada. Uno sólo les recordaba esas cosas en los partidos y se volvían locos.
 
El Tata adora Medellín y no se olvida de las paisas, Atlético Nacional fue su segundo equipo. Recuerda con emoción la banda de jugadores que lo recibió como a uno más en esa época. Estaban Pedro Sarmiento, Hernán Darío Gómez, Víctor Luna, Hernán Darío Herrera, Víctor Porras, Luis Fernando Suárez, entre otros. El equipo era dirigido por el uruguayo Luis Cubilla.
 
Pasó a Boca Juniors y luego al Deportivo Español, ahí fue a buscarlo Bilardo para llevarlo a la Selección. Brown era suplente de un indiscutido: Daniel Pasarella, pero aún nada estaba escrito en el Mundial.
 
Escena 1: En la titular para el debut
Fecha | 2 de junio
Resultado | Argentina 3-1 Corea del Sur
 
Fue muy cómico porque si bien Bilardo a mí me conocía mucho, hasta el último día no me dijo que yo iba a jugar.  Llegó el día del partido, yo voy camino al sitio donde desayunábamos y de frente venía él. Nos cruzamos y me dice ‘¿Qué hacés Brown, cómo andás? Por fin llegó el día’. Le respondí algo como: “sí esperemos que lo terminemos bien”. Él siguió caminando y yo habría dado 5 pasos cuando escucho: “Brown, mirá que jugás vos”. Y así me enteré que iba a debutar en un Mundial.
 
Ese día lo que más nos pidió Bilardo fue que entráramos tranquilos, que entráramos convencidos de que las cosas nos iban a salir bien. Así que salimos a la cancha pensando en no cometer errores hasta que estudiáramos cómo se paraba el rival. Una vez que entramos en confianza empezamos a jugar sin ningún problema.
 
Lo más lindo es que jugué y no defraudé a Bilardo porque yo tenía el desafío de jugar un Mundial y el desafío de cumplirle a una persona que se jugó la vida por mí.
 
Escena 2: Mano de dios y golazo frente a los ingleses
Fecha | 22 de junio
Resultado | Argentina 2-1 Inglaterra
 
Lo que más recuerdo es la concentración que teníamos, la ansiedad por entrar a la cancha, por responderle a la gente. En ese partido se jugaban mucho más que el resultado. La gente de este país había llevado lo que ocurrió por allá en el año 82/83 con Inglaterra en las islas Malvinas a un partido de fútbol, cosa que nosotros no hicimos ni expresamos, pero sí a cada uno de nosotros nos había quedado alguna secuela. Sabíamos que si nosotros ganábamos el partido esa gente iba a estar muy feliz. Entonces nosotros salimos a jugar, como se dice por estos lares, con el cuchillo entre los dientes, con una concentración del 150%, con unas ganas del 500%. Fue algo hermoso porque además Diego hizo un gol histórico.
 
Escena 3: ¿Y si meto un gol en la final?
Fecha | 28 de junio
 
La última noche de concentración estaba en la cama, atrás tenía las fotos de mis hijos y por allá dije ¿y si mañana soy campeón del mundo? Qué lindo va a ser. Y luego se me cruzó ¿y si hago un gol, qué hago? Al otro día entré a la cancha convencido.
 
Escena 4: Los alemanes
Fecha | 29 de junio
Resultado | Argentina 3-2 Alemania
 
Fault sobre Cuciuffo. El que ejecutaba los tiros libres del costado derecho era Jorge Burruchaga, fuimos al área los que teníamos que cabecar, el centro vino perfecto. Schumacher no salió como debía y adelante mío se puso Maradona, no sé para qué porque siendo tan chiquito no podía cabecear, así que lo empujo, cabeceo y salgo corriendo gritando el gol. Ni siquiera vi cuando la pelota entró.
 
Llevábamos dos goles de ventaja, pero no nos dimos cuenta que en frente teníamos a Alemania y a los alemanes si vos les pegaste un tiro y vos ves que por ahí se mueven un poquito, pegales 10 tiros más porque ellos siempre pueden más.
 
Cuando nos empatan la impotencia que teníamos todos era tremenda porque nosotros creíamos que éramos un equipo con mucha concentración, con muchas ganas. Por suerte tuvimos el tiempo para reaccionar. Nos costó, pero lo ganamos.
 
Bonus
 
¿Cómo es ser dirigido por Bilardo?
 
Es una pesadilla tremenda (risas), en el sentido en que Bilardo es una persona que está en todos los detalles. Él por ejemplo cuando íbamos a un shopping –porque de cábala íbamos el día antes del partido-, si venía una señorita a pedirnos una foto y nosotros la abrazábamos, él te decía “Brown, la mano atrás no. La señorita al lado tuyo y vos con las manos adelante. Si la señorita dice que la estás tocando te metés en un problema, con esto tenés un documento para que no te diga nada”. Pero había que hacerle caso porque no se equivocaba jamás.
 
Bilardo iba a tu casa a decirle a tu mujer cómo tenía que hacerte el amor. Le decía: “Vos ponés a tu marido en la cama boca arriba, vas te sacás la ropa, te pones arriba y tucu, tucu, tucu, entonces trabajás vos y él no tiene ningún desgaste”. Él era así, era un enfermo tremendo y a partir de ahí se le ocurrían un millón de cosas distintas.
 
¿Cómo era jugar con Diego Maradona?
 
Es un placer enorme. El hecho de tener de compañero al mejor jugador del mundo de ese momento era una ventaja que nosotros aprovechamos al 100%. Yo era defensor, recuperaba la pelota y era levantar la vista y buscar a Diego porque cuando él recibía la pelota ya estaba todo solucionado. Él era el que empezaba a administrar la pelota y nos daba tranquilidad a todos.
 
Él no permitía que lo tratáramos diferente. El grupo que nosotros teníamos era muy fuerte, después de que pasamos la primera fase estábamos convencidos de que íbamos a hacer un papel brillante.

***

La camiseta está rota porque en un choque en la final se luxó un hombro, el médico lo revisó y con señas le avisó a Bilardo que era serio. El Tata, ni loco se iba a salir... le dio la espalda al banco y volvió a la cancha. El dolor era insoportable, con los dientes le hizo un hueco a la camiseta para meter su dedo pulgar y darle seguridad al brazo. Siguió jugando.

Es por eso que la número 5 de Argentina seguirá colgada, junto a la medalla, por muchos años más en una de las paredes de su casa en Ranchos, un pueblo en el que el estadio no podría llevar el nombre de alguien más que no sea José Luis Brown.
1 Comentarios
Página 1 de 1
  • 1 
1 Chong lee | hace 2 años Ahora viene a decir que adora a medellin y que no olvidan a las paisas,puras mentiras,en entrevistas para los medios argentinos ,después de ser campeón del mundo con argentina decía que se arrepentia de haber vivido en esa ciudad y de jugar en el nacional entre muchas mas ofensas, pero ahora que es entrevistado por un medio colombiano se desborda en elogios ,los argentinos nunca cambiaran. Responder
  • 1 
Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes Colombianas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Publicidad
Publicidad
ContactoPolítica de privacidadEmisorasPublicidadAviso LegalNoticias RSS
© CARACOL S.A. Calle 67 # 7-37 Bogotá - Colombia . Tel. (571) 348 76 00. Caracol es una empresa de Prisa Radio Medición: Miembro de Asomedios